Friday, May 26, 2006

Concepcion, Chile, mayo de 2006.

Mi nombre es Valentina. Mis amigos dicen que en la lista de detenidos aparecía como Valeria Palma o Larissa Palma. Es lógico: los que anotaron mi nombre y declaración no saben nada de mí. Para ellos soy un nombre cualquiera, unas nalgas cualquiera, unos senos cualquiera. Sólo que ellos también pueden ser cualquiera. Un policía sin uniforme es también cualquiera de esos rostros mexicanos que estaban tendidos junto a mí llenos de sangre, llenos de miedo, llenos de rabia por la impotencia.

Impotencia es lo mismo que siento yo aquí, deportada y alejada de mis amigos, de mi vida en México. Es cierto, Chile es mi país de nacimiento, pero yo escogí a México como el país donde quería vivir. Y ahora estoy aquí porque alguien decidió arrancarme diez años de vida. Alguien que no son esos policías que me detuvieron, ni los que me golpearon y me robaron mi cámara, ni los que me manosearon, ni los que veo por la calle y me dan miedo no importa en qué país. Alguien que tampoco son los funcionarios de migración que me deportaron sin decir por qué, ni los agentes que me asignaron en el vuelo hasta Chile. Como a una delincuente de altos vuelos. Así me hicieron sentir. Sólo que mi delito es raro: no sé en que parte del Código Penal aparece. Se trata de portar una cámara y mirar. De registrar lo que sucede a mi alrededor y comprometerme con decirlo. Para no olvidarlo, para aprender, por eso lo comparto.

Nunca nadie me dijo que era delito ser documentalista, mucho menos que se requería cierta nacionalidad para serlo. Tal vez si en algún apartado del examen de admisión al Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) alguien hubiera puesto una pequeña advertencia, así hubiera sido en letras mínimas. Como las que suelen hablar de castigos en los contratos, cláusulas, creo que se llaman.

Pero no, nada de cláusulas había en aquel examen. Y el CCC es una escuela gubernamental. Pertenece al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, que representa la cultura en México, mi país adoptivo. Un país en el que he estudiado dos carreras universitarias, y en ninguna me hablaron de delito parecido a portar una cámara. Así que allá fui, a San Salvador Atenco después de saber que habían asesinado a un niño de 14 años. Tal vez les parezca absurdo, pero yo creía que no me podía pasar nada si sólo iba a registrar el conflicto. Y no fui la única que lo pensé: había mucha gente de la prensa que pensó lo mismo, que se sentía segura. No me pregunten por qué, tal vez sólo es que creía en lo que dicen los que saben, eso de que vivimos en un estado de derecho. Y la democracia y todo eso que tanto se dice a diario en todos lados, por tanta gente, tantos señores de traje, tantos padres de familia que lucen muy respetables. Y yo pensando: estos policías tienen familia, y no porque tengan hijas de mi edad, pero tienen hermanos o padres de la edad del abuelo que a mi lado se desangraba en el camión de la policía en el que íbamos apilados como mercancías. “No estibar más de tres detenidos”, debería estar escrito en las paredes de esos camiones. Y ahí, en medio del olor a sangre y los llantos en los oídos, trataba de pensar en mi desesperación. Para evadirme trataba de hilar una explicación para lo que estaba pasando, para lo que estaba viviendo, para entender cómo es que a alguno de los tantos que golpeaban a los tan pocos no se le cruzara por la cabeza una imagen de familia, de reconocer o reconocerse en alguno de los 200 que íbamos dando tumbos en los camiones atestados.

Estoy aquí contándoles esto y me pregunto si podría contestarles. Si podría explicarles a ustedes cómo hacen los policías que nos golpearon para llegar a casa y abrazar a su familia; cómo hacen los políticos para decir en voz alta: “aquí no pasó nada” mientras miran por la tele las golpizas; cómo hacen los periodistas que estuvieron ahí para no morirse de impotencia por saber que hay gente que no escucha sus palabras porque no les cree; cómo hacen los generales o vicealmirantes para dar órdenes a 3 mil policías de arrasar un pueblo completo e irse a dormir tranquilos; cómo hace el mundo para enterarse de todo lo que se entera y apagar el televisor para seguir su rutina. No puedo contestarles, no sé cómo lo hacen.

Yo no podría. No sabiendo que los rostros de aquellas personas que no conozco y seguirán en mi memoria para siempre siguen llorando sangre.

13 Comments:

Blogger neto said...

Valentina, no sabes como lamento lo que te sucedio y lo que le paso atodos esos paisanos míos, quisiera contestar un poco de tus preguntas sobre porque todos seguimos con nuestras rutinas.

Yo estudie en Chapingo muy cerca de Atenco, yo participe en muchas manifestaciones y fui parte de la dirigencia estudiantil en mi tiempo de universitario (1983-1991, hice prepa y carrera). Entonces vivimos algo similar aunque no fuimos reprendidos por los cuerpos policiacos, pero si recuerdo que en una toma de camiones casi quedo secuestrado por los choferes quienes ya tenian a una veintena de nostros en la terminal, cerramos carretras y quemamos autobuses y retuvimos a unos cuantos choferes hasta que nos devolvieran anuestros compas sanos y salvos, eso sucedio así, ganmos siempre por la fuerza de nuestra movilización y por la enteresa con la que nos movilizamos.

CReo que hubo muchos errores en Atenco, el principal fue la falta de orden y disciplina entre los campesinos, no se puede empañar un movimiento con la acción de unos pandilleros, me refiero a los que golpearon alos policias hasta el cansancio, eso desato la violecia revanchista de los policias, tambien es condenable la falta de intigridad en la forma en como procedio la policia y los funcionarios al mando, no podemos atacar un crimen creando otro.

La gente sigue su vida por una razón, hay que comer, hay que sobrevivir, lo que pasa en la tela parece tan lejano, hasta el día que le pasa lo mismo a alguien de tu familia o a uno mismo. Yo estoy indignado por muchas injusticias que suceden en este país, creo que solo Marcos y su campaña se compadecen y actúan en consecuencia.

estoy para servirte cualquier cosa que pueda ayudar: mandumango@hotmail.com

7:14 AM  
Blogger Eratóstenes Horamarcada said...

Un abrazo fuerte desde México.
http://erathora.blogspot.com
erathora01@yahoo.com

4:55 PM  
Blogger Otro de la Otra said...

La única forma de castigar estos hechos y de que no se vuelvan a repetir es organizándonos. Contra un pueblo bien organizado nunca se ha podido.
No estás sola Valentina.
Desde Colima, México, un abrazo.

7:18 PM  
Blogger Cristian Galarce Lopez said...

Atenco me ha dolido y me duele en el corazón, Valentina.
Mujer valiente.
Un abrazo inmenso.

2:17 AM  
Blogger Jessica said...

Lamento mucho que después de haber sido este, nuestro México, el pais que elejiste para vivir, te haya despedido con tan horrorosa experiencia. Yo no tengo ni idea de lo que puedas sentir, pero aún asi seguiremos luchando, los que continuamos aca por que gente buena como tu no vuelva a sentir lo que tu y toda esa gente sintio. Un abrazo muy sicero.
Jessica

9:11 PM  
Blogger Agus Acosta said...

http://videonetart.blogspot.com/2006/06/ayuda-mujeres-de-atenco-videoarte.html

12:53 PM  
Blogger Shidi ! said...

Valentina, ayer asistí a la inauguración de FIDOCS en La Reina, y si bien supe de tu caso, por la escasísima cobertura de prensa que tuvo acá en Santiago, tal como tú dices, la vida siguió y a nadie le convenía mucho me imagino que situaciones como la tuya, o como la de tantos otros que siguen sucediendo aún, aquí o allá más lejos.
De verdad me sentí muy afortunada de escucharte hablar con esa fuerza y libertad de lo terrible que te sucedió; y me tocó, porque soy historiadora, realizo un postítulo de cine documental en la Chile, y uno de los países en que pienso seguir prefeccionándome es justamente México.
Te pido que no abandones, porque tal como vi ayer, la vida que se gesta en ti necesita de un mundo mejor.
Todavía somos algunos y algunas que así lo queremos.
un abrazo muy fuerte
S !

7:06 PM  
Blogger patotux said...

Valentina,

No creo que sea simple casualidad que tu nombre evoque "Valentia"

Realmente te admiro. Creo que documentar es una de las tareas más admirables en este tiempo. La mirada comprometida, la mirada valiente que se situa en medio del conflicto. Desearia más gente como tu dispuesta a registrar lo que no se nos muestra.

Me entere de tu detencion un par de dias despues de ocurridos los hechos y aun no olvido tu nombre y tu testimonio. No olvido Atenco.

Soy Chileno.. vivo en Chile pero me siento sufrir en dondequiera que hay una injusticia. Doy gracias por cada fotografia y por cada video que muestra lo que realmente esta pasando en este mundo, porque la imagen impacta y la denuncia te queda grabada en la mente y luego no asumes la rutina diaria como algo tan normal sabiendo que en otro lugar algo que no deberia pasar esta pasando, sangre que no deberia ser derramada se esta derramando.

La imagen es como una barricada que bloquea el camino del olvido y abre el camino del descubrir una verdad que no te querian dejar ver.

Fuerza y continua!
Ayudanos a ver!

9:53 PM  
Blogger Santiago said...

Hola Valentina (te saludo emocionado y queriendote transmitir mi solidaridad). No tengo palabras, después de leer tu carta y lo que sucedió en Atenco.
De pronto al ver el video de tu detención, se me vinieron muchas imagenes a la cabeza. Imágenes de golpistas y sus perros recogiendo "carnaza" para sus "amos". Parece como si las cosas no cambiaran. Lo único que cambia es el decorado.
Me llamo Santiago y te escribo desde un cuartito pequeño en Madrid (España). Y tengo un gran estupor e indignación, porque los medios de comunicación de mi pais, no se hayan hecho eco activo de estos hechos tan deleznables. Pasearon muy por encima de lo que estaba sucediendo allí. Encontre tu carta y tu video por pura casualidad. Estaba leyendo un artículo en el periódico digital 20 minutos. Era una noticia sobre un video, que recogia una paliza en una comisaria de Barcelona. Otro lector escribio enlaces de videos con violencia policial y fue a raiz de esos enlaces que me llevaron hacia tí y poder enterarme de lo que te sucedió y esas terribles vejaciones y torturas.
Mi apoyo y un fuerte abrazo de solidaridad.

6:14 PM  
Blogger elizabeth said...

Valentina, soy una estudante mexicana tengo apenas 20 años y aun me falta por vivir, pero no estoy excluida de este tipo de porquerias que siendo mi gente mi pais podamos permitir hacer esto, no te imaginas la verguenza que siento por saber que en mi pais hay bajesas tan grandes como estas, estudio en el estado de Puebla en Tehuacan, y siendo estudiante de la casa suprema de estudios que tenemos aqui tambien nos alzamos en un movimiento para que nuestra comunidad estudiantil se respete, y tristemente en vez de solucionar el problema fuimos victimas de intimaciones y amenazas de parte del secretario de educacion que con su "poder" trato de disuadir con fuerza publica este movimiento pasifico, es una impotencia enorme que siendo la prensa tape a beneficio atropellos como estos, se que lo que pasamos no es nada a comparacion de lo que tu pasaste, no te conosco sin embargo y apesar del tiempo tu causa no es en vano. No tengo como disculparme por que te hallas topado con un pais que esta lleno de mierda politica, de brutalidad e ignorancia. Y como mujer solo te digo que te doy todo mi apoyo desde aqui te mando un fuerte abrazo, admiracion y valentia.

9:28 PM  
Blogger Otra Chilanga said...

Vale, aquí, dándome un paseo virtual por este rincón solitario y acordándome de vos. Saludos desde el México muy otro donde se te quiere y admira; saludos que son tan grandes como para alcanzar a Mario y a la Esperanza. Un beso a las dos y a él.

5:40 PM  
Blogger bibas said...

ciao vale bel blog

6:23 AM  
Blogger José Alfredo Loredo said...

El Sistema de la DEMOCRACIA no funciona, pues no se ha podido reunir, ni se reunirá jamas por un solo partido, el 50 % + 1 de los sufragios necesarios para tener mayoría y por tanto LEGITIMIDAD.

Por eso le estoy invitando a que participe como LEGISLADOR CIUDADANO.

Con fundamento en el artículo 39 constitucional el pueblo tiene CAPACIDAD DE LEGISLAR, por eso estamos editando el anteproyecto del texto de la nueva constitución federal y preparando la Asamblea del Pueblo Constituyente 2010.

Puede editar el texto correspondiente en su propio blog, cuya dirección será montada en la página de la Asamblea, cuando Usted lo indique.

Por ejemplo puede consultar el sitio:

http://constituyentecivil-mexico2010.blogspot.com

Saludos de Alfredo Loredo

9:47 AM  

Post a Comment

<< Home